Revista Viernes

Tío Vania, estudio minucioso de las pasiones y los tormentos del alma

Agosto 8, 2016

José Abreu Felippe

Especial/el Nuevo Herald

Fotos: Logan Riely lriely@miamiherald.com

 

Entre 1896 y 1904 se entrenaron cuatro de las más significativas piezas de Antón Chéjov, todas dirigidas por su amigo Stanislavski y, algunas, actuadas por su esposa, la actriz Olga Knipper: La Gaviota (1896) –abucheada la noche del estreno–; Tío Vania (1900); Las tres hermanas (1901) y El jardín de los cerezos, su última obra, estrenada el 17 de enero de 1904. Al día siguiente, Chéjov viaja a Berlín con la intención de ver a un célebre especialista en tuberculosis que le recomienda “reposo” en el balneario de Badenweiler, en la Selva Negra alemana. Allí moriría la madrugada del 15 de julio. Había nacido el 29 de enero de 1860 en Taganrog, una ciudad a orillas del Mar de Azov, en la península de Crimea.

 

Arca Images y el Miami Dade County Auditorium, están presentando ahora en el OnStage Black Box Theatre, Tío Vania, dirigida por el dramaturgo y director cubano Nilo Cruz, Premio Pulitzer (2003), en una adaptación del propio director y Alexa Kuve. Tío Vania es el trabajo de Chéjov sobre El demonio del bosque (1889), una comedia en cuatro actos y 24 personajes. Chéjov la redujo a tres actos y nueve personajes, y cambió muchas cosas, entre ellas, el final feliz. Nilo la lleva a dos actos, cada uno de alrededor de una hora, y reduce los personajes a siete. Esta pieza ilustra con precisión algunas de las principales características del teatro de Chéjov, impregnado de una fría melancolía, que se deja sentir, y aunque el humor no está ausente, el escepticismo y cierta ironía sutil, prevalecen. Sus piezas tienen una profundidad, una tensión calculada, donde es más importante lo que no se ve, lo que está fuera, lo que se intuye, que lo que se muestra o se dice. Resultan un estudio minucioso de las pasiones y los tormentos del alma.

 

Si hay algo que caracteriza el teatro de Nilo Cruz es su poesía y que se rodea de un elenco de primera magnitud y de estupendos profesionales. Prueba de ello es esta puesta. En Tío Vania la acción transcurre en una hacienda. El diseño de luces de Gary Lund crea la atmósfera adecuada sobre la escenografía, de Fernando Teijeiro, bella y funcional: una mesa preparada para el desayuno, con un samovar en un extremo. Todo el suelo cubierto de hojas de otoño, al fondo un bosque –muy bella la escena de la tormenta con los árboles estremecidos por el viento–. Y así van entrando los personajes.

 

 

María, madre de Vania y admiradora incondicional del profesor Alexander, interpretada por la excelente y exitosa actriz Zully Montero. Su sola presencia llena la escena. Germán Barrios es el profesor Alexander, un verdadero fracaso en su profesión, aunque supo arreglárselas para que todos pensaran lo contrario. Barrios, todo un maestro, lo retrata a la perfección. A Martha Picanes, como la vieja nodriza, le basta un gesto para hacer de su pequeño papel algo inolvidable. Alexa Kuve es Elena, la segunda esposa del profesor, bella y mucho más joven que él. Es obvio que no es feliz y Alexa, veraz en las transiciones, proyecta ese sufrimiento, toda una maestra a pesar de su juventud. Grettel Trujillo es Sonia, hija del profesor y su primera esposa. Siempre ha vivido y trabajado en la hacienda para ayudar a su padre, de quien supone que algún día alcanzará la fama. Con muy baja autoestima porque se cree poco agraciada, y para mayor desgracia enamorada, y no correspondida, del doctor Astrov. Grettel deslumbra en ese papel, quizás uno de los mejores de su carrera. Larry Villanueva, es Iván, el tío Vania, quien siempre sintió un gran aprecio por el profesor al que consideraba un genio, hasta que descubre que todo es una farsa y que ha malgastado su vida, ayudándolo. Larry es el centro de la obra. El día que la vi (el viernes) comenzó algo frío y daba la impresión de estar desconcentrado, pero a medida que avanzó la trama fue entrando en calor, hasta terminar en un segundo acto sencillamente espléndido, a pesar del fallo con los disparos (no se escucharon).

 

Ariel Texidó es el doctor Astrov, enamorado de Elena, algo alcoholizado como Vania, su preocupación son los bosques. Texidó, es un actor muy completo, convincente, dueño de unos recursos expresivos, que sabe utilizar a la perfección. En esta pieza brilla con luz propia y me pareció muy bien que fuera él quien cerrase esta excelente puesta, en una escena cargada de poesía.

TOP

The late poet Miller Williams used to call a poem, “the meeting place between the writer and the reader.” When it comes to theater, the play could be called the meeting place between the director and the actors, and when it works, the audience, which has the good fortune of witnessing the chemistry that transpires between a phenomenal play, an astute director, and a talented cast. This is the case with Arca Images and Miami-Dade County Auditorium’s production of Anton Chekhov’s Tío Vania (Uncle Vanya) running through Sunday.

 

Exquisitely directed by Pulitzer-prize winning playwright Nilo Cruz, this adaptation of Chekhov’s masterpiece, performed in Spanish with simultaneous translations in English, revives the play’s fascinating ecological bent while rendering the psychological richness of four adults who wrestle with the theme of “a wasted life.”

 

When a bombastic, elderly professor (well played by Germán Barrios) arrives at his rural estate with his dazzling, much younger wife Elena (Alexa Kuve), Vania, the brother of the professor’s late first wife resents him for having acquired a beautiful woman and professional notoriety with little talent or merit. Mijail Astrov (Ariel Texidó) is a medical doctor with a deep love for the land. Both he and Vania fall in love with Elena while Sonia (Grettel Trujillo), Vania’s hardworking, kind-hearted niece silently pines for Astrov. The cast is rounded out with strong performances from Zully Montero and Martha Picanes as Vania’s mother and a nursemaid respectively. The play reaches its crescendo and tempers fly when the professor proposes selling the estate, which has been the center of Vania and Sonia’s lives for years.

 

One of the first plays in world literature to express grave ecological concerns, Tío Vania is uncanny in its relevance. Astrov talks about the disappearance of trees and green spaces with an urgency that is often unmatched even today. Fernando Teijeiro’s set design is simple and elegant: fall leaves scattered across the stage; an elegant table set for six. In the background, slender, barren tree trunks hang, intimating the play’s ecological focus. A pair of gloves placed on the table become a beautiful symbol of femininity, utility and frivolity.

 

The performances in Tío Vania are top-notch. Kuve is intriguing as the professor’s coquettish, young wife. She twirls about, catching the fancy of both Vania and Astrov, but as the play develops, a personal crisis reveals deep fissures in her personality, a conflict between fierce loyalty to her marriage and her own longings and frustrations.

 

Texidó’s stage presence is nimble and energetic. As Astrov, the passionate but cynical doctor, he manages to cultivate a humorous counterpoint to his character’s murky depths. Larry Villanueva is a force to be reckoned with as Tío Vania. He layers his character’s disillusionment and apathy with a form of buffoonery that borders on madness – a way of making his existential despair all the more marked. Trujillo is wonderful as Sonia, Vania’s steadfast niece who takes care of everyone else, but desperately wants something of her own. As stepmother and daughter, Kuve and Trujillo create a chemistry on stage that reflects an intricately woven alliance between two very different women. In one memorable moment the two lean backwards, each in her reverie. Gradually they sit up and face each other in a stunning silence that reflects their awareness of their limitations as women, but also the wisdom that their vantage point provides them.

 

Tío Vania continues to be forward thinking in its concerns for the environment and far reaching in the leaps it makes between fidelity to the land and human rights. It’s also an opportunity to witness some of Miami’s finest actors in full possession of their talents. Don’t miss it.

 

‘Tío Vania,’ presented by Arca Images and Miami-Dade County Auditorium, runs Thursday through Saturday at 8:00 p.m., and Sunday at 2:00 p.m.,, Blackbox On.Stage Miami-Dade County Auditorium, 2901 W. Flagler St., Miami; tickets $35; in Spanish with English supertitles; ticketmaster.com or miamidadecountyauditorium.org.

Nilo Cruz Directs Chekhov for the 21st Century

August, 2016

Written by: Mia Leonin

Photo by Asela Torres

 

 

TOP

Revista Viernes

Tras dirigir varias obras de su autoría con la compañía miamense Arca Images, el dramaturgo Nilo Cruz, Premio Pulitzer 2003, lleva a escena por primera vez un texto del dramaturgo ruso Anton Chéjov (1860-1904).

 

Tío Vania se presentará en el On.Stage Blackbox del Miami Dade County Auditorium (MDCA), con las actuaciones de Larry Villanueva, Germán Barrios, Alexa Kuve, Ariel Texidó, Gretel Trujillo y la participación especial de Martha Picanes y Zully Montero.

 

La temporada abarca desde el 4 hasta el 14 de agosto.

 

 

En la trama, la llegada del profesor Alexander Serebriakov a la hacienda de sus parientes, con su nueva esposa, Elena, provoca reacciones de todo tipo entre el grupo familiar, cuyo destino se ve amenazado con la decisión del maestro de vender la propiedad.

 

Según explicó el director durante una pausa del ensayo, su adaptación enfatiza en los pasajes humorísticos del texto chejoviano.

 

“Chéjov afirmaba que todas obras eran comedias; ya que muchos de sus personajes están marcados por la frustración”, expresó Nilo, que se propuso espantar el estigma de que todas las obras del autor ruso son aburridas. “Pese a que Vania es un escritor frustrado, su humor se manifiesta a través de la ironía”.

 

El dramaturgo señaló que se mantuvo fiel al espíritu de la época, finales del siglo XIX, “aunque sus planteamientos se mantienen vigentes”.

 

“Es increíble cómo la historia se repite. La obra alude al fin de la clase media, un tema muy actual, y a los maltratos de los seres humanos a la naturaleza”, destacó el director.

 

Larry Villanueva, Vania en la ficción, subrayó que si el conflicto de la obra no ha perdido actualidad obedece a que los personajes “cuestionan el pasado y reflexionan sobre el presente como lo harían hoy”.

 

En cuanto su reencuentro con un texto de Chéjov, uno de los autores que ha llevado a escena con sus alumnos de la Academia Arts and Minds, aseveró que no es lo mismo dirigir sus comedias que asumir uno de sus héroes sobre el escenario.

 

“Partí de la premisa de que Vania, como escritor, siente la misma ansiedad de todo artista de decir algo al mundo. Luego me coloqué en el universo de Chéjov para entender su época”, confesó Villanueva, quién elogió “la modernidad” de la puesta en escena.

 

El actor cofundó Arca Images, en el 2001, junto con Alexa Kuve, quien encarna el papel de Elena.

 

'Tío Vania', más vigente que nunca

Agosto 3, 2016

Arturo Arias-Polo

aarias-polo@elnuevoherald.com

Fotos: Logan Riely lriely@miamiherald.com

 

Larry Villanueva interpreta a Tío Vania en la obra homónima de Anton Chéjov. En la foto, con la actriz Grettel Trujillo, Sonia en la trama

Grettel Trujillo y Ariel Texidó interpretan una escena de ‘Tio Vania’, que hace temporada en el Miami-Dade County Auditorium bajo la dirección de Nilo Cruz

La obra alude al fin de la clase media, un tema muy actual, y a los maltratos de los seres humanos a la naturaleza

Nilo Cruz, Director

“Elena oculta su sufrimiento tras una máscara de frivolidad y alegría. Pensó que se casó enamorada del profesor Serebriakov, y luego se dio cuenta de que no lo estaba”, apuntó Kuve.

 

Entre las producciones más recientes de la actriz, escritas y dirigidas por Cruz, figuran El color del deseo, Belleza del padre, Hortensia y el museo de sueños.

 

Tío Vania cuenta con escenografia de Fernando Teijerio, vestuario de Michiko Kitayana y diseño de banda sonora del director. Con este montaje, Arca Images inaugura la producción de clásicos del teatro universal, en colaboración con el MDCA .

 

“Chéjov es el maestro del subtexto. Sus personajes no muestran sus emociones a flor de piel, aunque estén devastados por dentro. El gran desafío para los actores y para cualquier director, es sacar a flote sus sentimientos con un simple gesto, que puede significar todo lo contrario de lo que dicen”, concluyó Nilo.

 

‘Tío Vania’. On.Stage Blackbox del Miami Dade County Auditorio. 2901 W. Flagler St. Funciones: jueves a sábado, 8 p.m. Domingo: domingo 2 p.m. Desde el 4 hasta el 14 de agosto. Boletos: $35 (general) y $30 (personas de la tercera edad, estudiantes y grupos de más de 10). Informes:786-327-4539 o www.arcaimages.net. Las funciones disponen de traducción simultánea en inglés.

TOP

Bajo la intrépida mirada de quien se convirtiera en el primer autor latino en ganar el Premio Pulitzer en la categoría drama, Nilo Cruz vuelve a la cartelera local para presentar desde el 4 al 14 de agosto, en el Miami-Dade County Auditorium una de las obras cumbres de la literatura dramática del siglo XIX, Tío Vania.

Nilo Cruz regresa a las carteleras con “Tío Vania”

ESCENA | 04 de Agosto de 2016

CAMILA MENDOZA

@camila_mendoza

 

El elenco de Tío Vania ensaya para el estreno de la obra este jueves en el Miami-Dade County Auditorium. (ÁLVARO MATA).

Con algunos de los nombres con más peso de nuestras artes escénicas, Cruz convoca a Martha Picanes, Zully Montero, Larry Villanueva, Germán Barrios, Alexa Kuve, Ariel Texidó y Gretel Trujillo, para abordar el deterioro de la vida navegando a través de los sentimientos de hastío y desamparo existencial en el que se sumergen los personajes de esta reconocida pieza.

 

“Chéjov siempre llamó ‘comedias’ a sus obras de teatro, por lo que en este drama el humor es algo que está muy presente y que se refleja en el subtexto y en el lenguaje físico de los actores. No es una comedia gratuita, es una comedia de situación con un mensaje muy interesante”, manifestó Nilo Cruz a DIARIO LAS AMÉRICAS.

 

 “Tío Vania es un clásico que todos deben ver. Una historia de amor que se desarrolla en el año 1897 y de la que buscamos recoger elementos esenciales de la época. No se trata de una puesta en escena ‘decorativa’, lo que pretendemos a través de esta pieza es situarnos en el contexto de este clásico lleno de amor y humor, compartiendo una reflexión muy importante que tiene que ver con la sostenibilidad de la naturaleza en el mundo actual”, agregó Cruz, quien ya cuenta con destacadas reseñas en medios como The New York Times y The New Yorker por sus obras presentadas en Broadway.

Sobre la obra

 

Tío Vania, como toda obra maestra de la dramaturgia universal, refleja una gran riqueza de temas y personajes que llevan a escena el apocalipsis interior de una familia y las esperanzas perdidas en medio de la decadencia de una sociedad que perfectamente puede extrapolarse a nuestra época.

 

“Trabajar esta pieza teatral ha sido una experiencia extraordinaria. Nilo Cruz ha hecho una lectura del libreto que jamás imaginé, aportando nuevos colores y un profundo sentido del humor en un mundo en el que los personajes sufren tremendamente a causa de sus insatisfacciones personales”, comentó la actriz venezolana Alexa Kuve, quien colaboró con Cruz en la adaptación de la obra.

 

Con las actuaciones especiales de Zully Montero, quien da vida a una matriarca adinerada que se enfrenta al debacle financiero de su familia; y Martha Picanes, que encarna una niñera puertas adentro, Nilo Cruz reúne a Germán Barrios,  Larry Villanueva, Ariel Texidó, Alexa Kuve y Gretel Trujillo para conmovernos con una historia que parece triste, pero que destila un humor implacable que suaviza las emboscadas continuas de su trama.

Los actores ensayan la pieza teatral, que se estrena en español este jueves, en el Miami-Dade County Auditorium. (ÁLVARO MATA).

“Esta obra tiene mucho que ver con la idiosincrasia de los latinoamericanos, hay muchos pasajes con los que la gente se va a sentir identificada. En una ciudad de inmigrantes como lo es Miami, todo el mundo se puede replantear su lugar en el mundo, y de eso también habla la obra”, agregó Nilo Cruz sobre la trama, que aborda el fracaso individual y la asfixia de la frustración contenida de sus personajes.

 

“Estoy feliz de trabajar con este este elenco. Yo los conozco como actores y ellos me conocen a mí como director, con muchos he trabajado anteriormente y nos entendemos bien”, agregó el director nominado al Premio Tony.

 

Teatro para todos

 

Un gran trabajo literario y dramático, que buscará llegar a todo el público a través de una traducción simultánea al inglés, es lo que Cruz anhela compartir con el público de Miami, difundiendo una vez más los clásicos imprescindibles de la literatura universal.

 

“Cuando yo pude ver esta obra en ruso, la escuché con traducción simultánea por medio de audífonos y me pareció una experiencia muy interesante que se disfruta muchísimo, y espero que al público de Miami le suceda lo mismo”.

 

Nilo Cruz confiesa que Antón Chéjov ha inspirado e influenciado fuertemente su trabajo como dramaturgo, por lo que esta adaptación es una nueva aventura que “alimenta y limpia” el alma.

 

Tío Vania se presentará los viernes, sábados y domingos desde 4 al 14 de agosto en el Miami-Dade County Auditorium, ubicado en la 2901 W Flagler Street., 305 547 5414.

TOP

In Miami, Russian Classic 'Uncle Vanya' Becomes 'Tio Vania'

August 4th, 2016

By Christine DiMattei

As far back as 1899, Russian playwright Anton Chekhov worried about the environment and the effect that industrialization and its attendant pollution would have on the natural world. He covered that theme and more -- lost love, the wasted life, alienation -- in his play, "Uncle Vanya."

 

And now, under the direction of playwright Nilo Cruz, the Spanish-language version of the play comes to the Miami-Dade Auditorium's Black Box Theater  as "Tio Vania."

LISTEN

WLRN's Christine DiMattei chats with playwright Nilo Cruz, director of a Spanish-language version of Anton Chekhov's "Uncle Vanya."

"Tio Vania," a Spanish-language production of Anton Chekhov's "Uncle Vanya," opens this week at the Miami Dade County Auditorium's On Stage Black Box Theater.

"I've always been an admirer of Chekhov," says Cruz. "He's been very inspirational. And if you study my own work as a playwright, you can see that I've been influenced by him."

 

One might say that, in the public mind, Cruz's work and Russian literature have been intertwined ever since the success of his Pulitzer Prize-winning "Anna in the Tropics." The play tells the story of cigar factory workers in 1920s Ybor City and the "lector" who breaks the drudgery by reading Leon Tolstoy's "Anna Karenina" to them throughout the work day.

 

Some of the actors in "Tio Vania" are recent arrivals from Cuba, where Russian cultural influence -- while considerably diminished in the last few decades since the collapse of the Soviet Union -- was pervasive during their youth. Cruz says that might account for the fact that the actors seem to "get" Chekhov so instinctually.

 

"We have to remember that the Russians were in Cuba for many years," he says. "They've seen Russian productions of plays. They've also had mentors from Russia."

 

It was important for Cruz that non-Spanish speakers enjoy the production. Years ago, while watching a Lithuanian company perform "Uncle Vanya" in New York, he heard a live, simultaneous translation through headsets provided to non-Russian speakers.  Similar live translation will be done during "Tio Vania."

 

So, when an actor on stage gives this speech:

 

"Cada dia es menor el numero de bosques.  Los rios se secan; las aves desaparecen. El clima pierde benignidad.  Y la tierra se afea y desaparece."

 

Audience members not fluent in Spanish will hear this translation through their headsets:

 

"The forests are disappearing, the rivers are running dry, the wild life is exterminated, the climate is spoiled, and the earth becomes poorer and uglier every day."

 

If you go:

 

"Tio Vania" de Anton Chejov

August 4th to August 14th

 

    MDCA On.Stage Black Box Theatre

    2901 West Flagler St

    Miami, FL 33135

Phone:

    305-547-5414

TOP

Dramaturgo y director cubano-estadounidense estrena "Tío Vania" en Miami

El director y dramaturgo cubano-estadounidense Nilo Cruz, primer hispano ganador de un Premio Pulitzer de teatro, estrenará mañana en una tórrida y lluviosa Miami "Tío Vania", una pieza "juguetona" como su autor, el ruso Anton Chéjov, el maestro del "subtexto" según sus palabras.

 Agencia EFE  -  03/08/2016

Jorge Ignacio Pérez

Miami (EE.UU.), 3 ago (EFE).- El director y dramaturgo cubano-estadounidense Nilo Cruz, primer hispano ganador de un Premio Pulitzer de teatro, estrenará mañana en una tórrida y lluviosa Miami "Tío Vania", una pieza "juguetona" como su autor, el ruso Anton Chéjov, el maestro del "subtexto" según sus palabras.

 

Cruz (Matanzas, Cuba, 1960) siempre quiso tener en su repertorio esta obra, según le contó a Efe en un descanso de uno de los últimos ensayos en el Miami Dade County Auditorium, donde "Tio Vania" estará en cartel del 4 al 14 de agosto.

 

Aunque vino a este país cuando tenía diez años, Nilo Cruz se siente en Miami como pez en el agua, tiene su equipo formado y trabaja con actores locales que ya conoce de otras puestas en escena. Cruz vive entre Nueva York y Miami y parece que su tiempo no alcanza, de acuerdo con la cantidad de planes que tiene en mente.

 

"Esta pieza tiene mucho que decir sobre lo que está ocurriendo hoy en día con el medio ambiente; los monólogos del doctor Ástrov son increíbles. Si ves el decorado, notarás que los árboles no están sembrados en la tierra, sino permanecen como en un limbo", comenta.

 

Además de director, Cruz también es dramaturgo y obtuvo un Premio Pulitzer en la categoría de Teatro en 2003 con la pieza "Anna in the Tropics" (Ana en los trópicos). Ha sido el primer latinoamericano en ganar ese prestigioso galardón.

 

Ahora acaba de cumplir el sueño de tener la obra de Chéjov en su repertorio, una obra que, según comenta a Efe, cambió definitivamente el estilo del autor ruso. Tanto es así, que Chéjov la reescribió, porque inicialmente se llamaba "El demonio del bosque", señaló.

 

"Esta es una pieza juguetona, de la misma manera que Chéjov era muy juguetón. Trató de indagar en la comedia. Chéjov decía que sus obras eran comedias, no dramas", dice Cruz entusiasmado.

 

Cruz destaca que hay personajes como el del Tío Vania que es "un bufón en resumidas cuentas" y opina que, posiblemente, "Chéjov estuvo inspirado en los bufones de Shakespeare", .

 

Larry Villanueva, Eduardo Serrano, Alexa Kuve, Ariel Texidó y Grettel Trujillo son los actores escogidos por Cruz para su "Tío Vania", que, además, cuenta con las actuaciones especiales de las reconocidas actrices cubanas Martha Picanes y Zully Montero.

 

Durante el ensayo, Cruz, vestido de una manera muy sencilla, se mueve entre los actores con extrema agilidad, carga sillas, retoca los decorados y arregla un traje si hace falta.

 

Es bilingüe, pero, para dirigir la escena, su cabeza se ordena en inglés. Aunque es cubano de origen, su cabeza es más "americana".

 

Preguntado sobre si le gustaría llevar "Tío Vania" a la isla se sorprende con la pregunta. Dice no pensar especialmente en Cuba, sino que ve a su país natal como una plaza más.

 

Hace teatro para el mundo, de eso está convencido. Ha visto algo de teatro de lo que, en todos estos largos años, ha llegado de la isla. Destaca al fallecido Aberlado Estorino y a directores como Carlos Celdrán y Carlos Díaz. Pero no más.

 

Él se siente parte del circuito teatral neoyorquino. De hecho, estrenó allí por primera vez en los años 90.

 

Cruz perteneció al Teatro Público de Nueva York. Es el colectivo que presenta las obras de Shakespeare en el Parque Central.

 

"Con esa compañía", recuerda, "presenté mi primera obra en Nueva York, 'Bailando de rodillas', que coincidentemente se desarrollaba en Miami, en los años 90. La presenté en 1996".

 

En octubre próximo estrena en Nueva Jersey su nueva obra, "Baño de Luna", según adelantó en la entrevista. Está escrita por él, de manera que vuelve a sus tiempos de dramaturgo, con la feliz oportunidad de dirigir el montaje.

 

Ajeno a la fama y más bien tímido, el creador cubano-estadounidense revela que comenzó dirigiendo. "Pero la dirección no me llenaba del todo", subraya.

 

Cuando se le pregunta qué más se puede pedir luego de un Pulitzer y de vivir entre Miami y Nueva York, su respuesta es sencilla: "claridad mental, inspiración para seguir haciendo mi trabajo. Claridad en la búsqueda de nuevos temas para explorar. Es lo que quiero. No me interesa la fama". EFE

TOP

 

Aunque déjame decirte que siempre creí que el arte se construye de a dos: el artista y el que observa. Una pintura no es nada hasta que alguien  detiene a mirarla y se conecta con ella. El Guernica renace cada día cuando alguien suspende por un instante su ajetreada vida, para dedicarle unos minutos a cada trazo de Picasso en el Reina Sofía de Madrid.

 

Te decía que volví al teatro. Lo extrañaba, sentía esa necesidad de deleitarme con la representación física de un buen texto. Será por esta distancia que interpuso internet entre los seres humanos lo que me hacía desear un contacto más cercano.

 

Y volví con la obra Tio Vania de Anton Chejov. Así, directo, sin vueltas.

 

El director y escritor cubano Nilo Cruz estuvo a cargo de esta obra desde el jueves 4 de agosto en la sala On Stage Black Box del Miami Dade Auditorium, en la 27 y Flagler.

 

Una noche especial para mí. Primera vez en esa sala, primera vez con Chejov en Miami, primera vez con una obra dirigida por Nilo Cruz.

 

Llegué temprano, quería observar un poco a la gente de estreno. Fui con mi amiga Beatriz Urguelles, nos acercamos a Cruz e intercambiamos unas palabras. Impecablemente vestido, lo noté tranquilo, pero muy atento a lo que lo rodeaba. Imagino que todos los estrenos son clave: quedarán en el recuerdo con una sonrisa de satisfacción o con una mueca de fastidio.

 

Ocho en punto de la noche y todos adentro. La sala está muy bien, tiene capacidad para unas 200 butacas, lo que la hace interesante. No había escenario. La obra se montó en el piso y el público se ubicó en gradas alrededor del foro en forma de U.

 

La puesta en escena era bien simple, pero delicada y con elegancia. Buena iluminación, una mesa, sillas, el samovar ruso de la historia de Antón…No se necesita mucho cuando los actores, el guión, la música y la dirección son buenos.

 

Los personajes entraron a escena con una sonrisa. Y sí, me volví a enamorar de esa emoción que sólo transmite el teatro: tener a los personajes ahí cerquita, percibir el latido de sus corazones y compartir sus sentimientos como si fueran propios.

 

Un gran elenco, un texto que fluyó de principio a fin sin forzamientos ni prisa, momentos alegres, situaciones de comedia y lágrimas también. “Tío Vania” habla del hastío y el deterioro de la vida a través de sus personajes, una postal rusa del 1800 que podría replicarse hoy en cualquier ciudad del mundo.

 

Nilo Cruz es un gran director y se le nota. Nació en Cuba, se mudó a los Estados Unidos cuando tenía 10 años. Aquí se crió y se formó como director y autor. Su vida se reparte entre Nueva York, Miami y su pasión por el teatro. Es el primer autor hispano ganador de un Premio Pulitzer en la categoría de Teatro por su obra “Ana y los trópicos”.

 

Sentado en la primera fila, observó detenidamente el trabajo de su equipo. Imagino que en su cabeza cubierta por su característica gorra, estaría tomando nota de los puntos a corregir. Tío Vania solo estará 10 días en cartel, para cuando estés leyendo esta nota, ya habrá terminado. Nilo está trabajando en su nueva obra “Baño de luna” que estrenará en octubre en New Jersey.

 

Un detalle interesante, la obra se presentó en español con traducción simultánea al inglés. Una manera de conectar a los dos públicos de esta ciudad.

 

Cuando terminó, me puse de pie para aplaudirlos. Te soy sincera, creo que el aplauso fue para mi también. Volver al teatro es una experiencia que debía haber intentado con más frecuencia, pero me había llevado algunas decepciones. Como en el amor, no todo lo que brilla es oro. Tampoco considero que un clásico sea bueno simplemente por ser clásico, solo que una buena obra de un buen autor, bien actuada, es algo que debería ser algo más frecuente en una ciudad como Miami.

 

Hay mucho charlatán dando vueltas.

 

Sí, sí, como en el amor…

 

Gabriela Guimarey

Miami para Chejov

Aquí estoy otra vez, retomando el diálogo con vos después de algunos años de silencio por estos lares. Nunca te abandoné, te lo juro. Solo que mis dedos fueron un poco infieles y se fueron a otros destinos.

 

Pero dicen que siempre se vuelve al primer amor, será que por eso estoy escribiendote nuevamente desde Suburbano…

 

El jueves volví al teatro. No, no hice un curso de actuación acelerado en este tiempo. Te lo aclaro, porque eso de “volví” suena más a que subí al escenario que a volver a ver una obra.

 

TOP

Una mirada latina de Tio Vania

Sinopsis

 

En una hacienda en plena Rusia de los zares, un profesor  y crítico de arte Aleksander Vladímirovich se retira de la ciudad al campo con su joven esposa Elena Andréievna con un estado de salud precario por un problema de reumatismo. Él está casado en segundas nupcias y la primera suegra María Vasílievna Voinítskaia, su antiguo cuñado IvánPetróvich Voinitski (Tío Vania) y su única hija Sofía Aleksándrovna (Sonia) viven en esta casa rural trabajando para que él pueda subsanar sus gastos en la ciudad. Nadie aparentemente sabe del engaño y fracaso de Alekxander como profesional y el abuso que ha mantenido en secreto para poder subsistir económicamente. Lo acompañan en su estancia Astrov, un médico que lo atiende y Marina, el ama de la casa.

Una atmósfera de deseos incumplidos, resabios y dolor contenido se darán entre los distintos personajes. A raíz de la llegada del profesor y su joven esposa, se desencadenan una serie de conflictos: “No me gusta esta casa…es un laberinto. Veintiséis habitaciones. Cuando la gente se desparrama en ellas, no hay manera de encontrar a nadie” dice el propio Aleksander. Los amores sin correspondencia, la frustración del futuro, la vejez y la muerte o el fracaso de los personajes, marcarán el tema central de la obra. Llegando al punto del hastío y la pereza “Yo soy un persona gris…prefiero la incertidumbre” sin más solución que aceptar la realidad sin esperanza de seguir y seguir…Un regreso, al fin y al cabo, al mismo punto de inicio.

 

Dudas y Preguntas

 

A partir de aquí una observación ¿Consigue el Tio Vania de Nilo Cruz desde la concepción, adaptación e interpretación del texto, esta atmósfera lánguida de finales del XIX en Rusia, donde la aristocracia decadente, el funcionariado y la clase media rural viven un momento de pesadumbre y caída? A mi entender no.

 

¿Es inconsistente la obra ? Tampoco. Para nada es mala. La obra está orientada, o mejor, dicho “inclinada” –totalmente respetable, por otra parte, si así lo ve su director – a resaltar el lado cómico de los personajes de Tio Vania y Astrov a partir de sus borracheras y de subir su histrionismo en distintas escenas.

 

¿Mal interpretada siguiendo estas directrices? En absoluto. Tanto Larry Villanueva (Tío Vania) como Ariel Teixidó (Astrov) fungen en momentos brillantes y divertidos dentro de la “comedia de enredos” -…no del drama aparente-. Como en la escena donde Astrov, dialoga desde la seducción con Elena (Alexa Kuve) ante una silla de por medio. O cuando Tío Vania, se le encasquilla su revólver y quiere matar al profesor cuando decide marcharse de la hacienda.

 

Entonces ¿podemos pasar a creernos “la tragedia interior” que viven tanto Astrov desde su mirada apocalíptica por ver como se van perdiendo los bosques de su país, como Vania por no conseguir el amor de Elena donde Astrov también compite?. A mi entender….no. Si bien el texto lo especifica en sus diálogos, es difícil tal como está concebida la pieza, transportarnos en segundos de un lugar interior a otro de los personajes deseando cambiar nuestra perspectiva emocional al instante.

 

Puntos de brillo….

 

¿Y las mujeres…? ¿Qué tal nuestras protagonistas?. Con ellas me siento mucho más cómodo. La elección del elenco femenino no puede ser más acertado. Desde la lascivia contenida y alternada que muestra Elena (Alexa Kuve) pasando por el papel de “damas” -nunca mejor dicho; lo son en el escenario y en la vida real- de Martha Picanes como Marina, así como Zully Montero en el papel María Vasilievna. Pero sin duda, destacar a Sonia (Grettel Trujillo). Para mí, muy acorde y equilibrado entre bondad y sufrimiento que requiere el papel, por no conseguir sus deseos tal como lo pretende su autor.

 

Pero no sería ético, no citar que la propuesta del vestuario (Michiko Skinner, Gema Valdés)  la iluminación (Gary Lund)  y la escenográfica (Fernando Teijeiro) es muy digna, sencilla y útil. Y sobre todo poética (…quizás por este último calificativo me quejo del “tono” elegido por Nilo). Y un ejemplo es, la hermosa escena que proyecta Nilo cuando Sonia y Astrov contienen a Vania en su posible suicidio, desde la ralentización gestual en medio del bosque. O la idea de un final añadido con tres retoños de abedul en manos de Astrov, cuando empieza a nevar durante la llegada del invierno. En todas las obras, incluida ésta, considero a Nilo un gran director escénico por la manera de concebir lo coreográfico y fusionarlo con los mejores registros de cada actor.

 

Así como destacar, sin duda, la calidad del equipo de producción a cargo de Alexa Kuve y Carmen Olivares bajo el sello de Arca Images que ya dieron prueba de su rigor en obras anteriores como La belleza del padre o El color del deseo, todas dirigidas por Cruz.

 

Chéjov enemigo de lo enfático y lo intelectual. Del tema transcendente o del protagonismo único. Sus obras, aunque no declaradas, son corales en sí mismas. Fotografías de lo cotidiano sin un destino lúcido en su época. Suceden en los jardines de las haciendas (El jardín de los cerezos) para ensalzar lo falso del romanticismo que le precedió. Y utiliza los interiores del salón o el comedor para mostrar el conflicto subyacente (Las tres hermanas) la apatía o lo banal del existir (Tío Vania). Chéjov dijo en una de sus declaraciones “Yo lo que pretendía  era mostraros una mirada a vuestras vidas y que vierais lo lamentables y aburridas que son”. Sin duda, un sociólogo sin más título en el papel, que el que muestran los diálogos y la temática de sus obras en escena.  ER

 

 

SOURCE: http://www.nagarimagazine.com/tio-vania-autor-anton-chejov-director-nilo-cruz-black-box-auditorium-mdc/

TOP

Non-profit arts service and presenting organization

Powered by KleverGuerrero.com